BLOG

La ‘ciudadanía digital’ post pandemia

CEN DEL PRI Martes, 11 de agosto de 2020



Seleciona un color
Seleciona un color

Jorge Aristóteles Sandoval Díaz.

Formar y habitar Ciudades Digitales está más cerca de lo que quizá habíamos previsto que sería, aunque no tanto como vislumbraban para esta década aquellas películas ambientadas en entornos súper tecnológicos. Aún así, han sido al menos dos o tres años los que –como sociedades- nos hemos adelantado en algunas áreas de innovación, a raíz de la pandemia.

Y al hablar de ciudades digitales, tenemos que hablar de ciudadanía digital, que, a diferencia del concepto tradicional de ciudadanía, no está sujeto a la edad del usuario de Internet, ni a las fronteras físicas de los estados o países en las que los cibernautas coexisten.

Ciudadanía Digital se refiere más bien al uso responsable de la tecnología por cualquier persona que utilice computadoras, Internet y dispositivos digitales para interactuar con la sociedad en cualquier nivel. Esto implica normas de comportamiento que regulen el uso, mal uso y abuso de dicha tecnología, bajo la generación de leyes digitales que estipulen derechos y obligaciones claras, y que incluya la protección ante amenazas como el robo de datos personales, para transitar por el espacio cibernético con seguridad.

Es importante señalar que entre las amenazas no sólo está lo ilegal de la dark web o la deep web , sino que en los aspectos más fundamentales de la web, que es donde se genera la mayor interactividad de los usuarios o ciudadanos, es en este último espacio donde se genera el mayor volumen de delitos y violencia en torno al aspecto digital de la ciudadanía.

Algunas de las tecnologías de la Industria 4.0 más controversiales es la del Análisis de Datos, porque por ella se accede a la información de los usuarios por volumen, y es a través del procesamiento de su información que se han identificado preferencias de usuarios para comercializar, emplear, o manipular esta información a favor de un tercero, sin el consentimiento expreso de la persona, como el caso del escándalo de Cambridge Analytica y Facebook, al dirigir publicidad política específica a partir de las preferencias de los usuarios; se estima que la empresa británica obtuvo los datos personales de más de 50 millones de usuarios de la red social.

Pero podemos entender a la ciudadanía digital también, como la utilización del internet y las tecnologías de la información y la comunicación para apropiarse de la realidad, ejercer los derechos de los ciudadanos o participar en movimientos sociales. Entendiendo así podemos resaltar a la ciudadanía digital como el conjunto de prácticas relacionadas con la participación política en los tiempos actuales, que permite ampliar y profundizar el debate sobre los asuntos de interés público, y que puede impulsar la participación de los ciudadanos
traduciéndose en un beneficio para la sociedad El reto entonces, para muchos países durante y tras la pandemia del COVID-19, es fomentar la ciudadanía digital efectiva, promoviendo mejores prácticas basadas en las competencias de inclusividad, información, compromiso, equilibrio y alerta, ahora que la pandemia ha impulsado a miles de servicios a migrar a plataformas virtuales.

Twitter: @AristotelesSD
Facebook: @jaristoteles.sandoval
Instagram: aristoteles_sandoval

visitas: 2240