DISCURSO

Mensaje del Lic. Alejandro Moreno, Presidente del CEN del PRI, en la Primera Asamblea General Extraordinaria de la Asociación Nacional Unidad Revolucionaria

Ciudad de México. Lunes, 04 de noviembre de 2019




Seleciona un color
Seleciona un color

Versión estenográfica del mensaje del Lic. Alejandro Moreno, Presidente del CEN del PRI, en la Primera Asamblea General Extraordinaria de la Asociación Nacional Unidad Revolucionaria, realizada en el Auditorio “Heriberto Jara” de la sede nacional, el lunes 4 de noviembre de 2019.


Saludo con afecto y con aprecio a todas y a todos ustedes, que hoy nos acompañan en este día tan importante.

Quiero saludar a mi amigo, al General de División Diplomado de Estado Mayor, al General Fausto Manuel Zamorano Esparza.

Saludo con afecto y con aprecio a todos los dirigentes estatales de la Unidad Revolucionaria.

Agradezco la presencia de los jóvenes integrantes de la Expresión Juvenil Revolucionaria, encabezados por nuestro amigo Alan Rosas.

Al General José Manuel Sandoval, muchas gracias por estar aquí.

Amigas y amigos:

Hoy, en esta toma de protesta, es muy importante precisar lo que el Partido Revolucionario Institucional y lo que el Comité Ejecutivo Nacional de nuestro Partido ha fijado siempre en nuestra relación con la Unidad Revolucionaria y con nuestras Fuerzas Armadas.

Por ello, quiero agradecer en este día la presencia importante de nuestra apreciada y querida Secretaria General, Carolina Viggiano: muchas gracias, Caro, por estar aquí.

Agradecer la presencia del Presidente de la Comisión de Procesos Internos, de Rubén Escajeda; del Secretario Técnico del Consejo Político Nacional, el diputado Pablo Angulo.

Y a nombre del Comité Nacional, quiero ser muy puntual: en mi calidad de Presidente del Comité Ejecutivo Nacional del Partido Revolucionario Institucional, inicio mi participación no sólo saludándolos a todos ustedes con mucho gusto, con mucho orgullo, sino también saludar desde aquí a nuestras Fuerzas Armadas.

Hoy quiero reiterar y decirlo: el PRI y el priismo nacional reiteran todo su apoyo y todo su respaldo a nuestras Fuerzas Armadas, al Ejército, a la Marina y a la Fuerza Aérea. Lo he dicho siempre: en cada marino, en cada piloto y en cada soldado, hay un mexicano dispuesto a dar su vida por su país y por el pueblo de México.

Muchas gracias, mi General, siempre por estar trabajando de manera coordinada.

Hay que decirlo: nuestras Fuerzas Armadas, el Ejército, la Marina y la Fuerza Aérea, son la institución pilar del Estado que inspira el mayor reconocimiento y confianza de la sociedad. Esto es así porque siempre han actuado a favor de los intereses superiores de la nación, y siempre han velado por la seguridad de nuestro pueblo.

Que sea éste, en principio, un reconocimiento a su disciplina, a su entrega, al sacrificio y a la dedicación, que históricamente han profesado por nuestro querido México, por su integridad y por su soberanía.

Las Fuerzas Armadas son un ejemplo de la continuidad institucional, aquella por la que el PRI y todos los gobiernos emanados de este Partido apostaron desde sus inicios; aquella que defiende con convicción los valores de la democracia y de la justicia social.

Aunque la coyuntura demanda hoy su presencia en las calles y han cargado con el peso de una política de seguridad, hoy necesitamos más que nunca apoyar, respaldar y sentirnos muy orgullosos de nuestras Fuerzas Armadas.

El PRI jamás olvidará que el Ejército fue clave para la construcción de este Partido y jamás dejará de agradecerles por el invaluable servicio que, con gallardía, honor y total compromiso, dan al pueblo de México.

Por ello, quiero reconocer a la Unidad Revolucionaria el digno legado del sector militar del Partido, que hoy refuerza sus liderazgos y que se ha consolidado como un foco de atracción, especialmente de jóvenes universitarios y de mujeres, con una intención noble, genuina y clara, la de participar en la vida política de México en todos los rincones de esta nación.

La tarea de formar y de acercar a la ciudadanía a la esfera pública es algo que nos tomamos siempre muy en serio en el PRI.

Por ello, contar con  la representación de Expresión Juvenil Revolucionaria nos llena de orgullo y revitaliza la energía de nuestro Partido,  en el compromiso con  los jóvenes de México, porque confiamos en un trabajo que va a rendir buenos frutos generación tras generación.

Porque hoy son los jóvenes, con  su talento, dinamismo e iniciativa, los que van ocupando esos espacios y se van consolidando como  una nueva cara, como una nueva clase política que habremos de construir, formada, preparada y capacitada en el PRI.

En este Partido, en esta nueva etapa de nuestro Partido,  impulsaremos un Partido más horizontal, un partido democrático, abierto, participativo a los jóvenes, a las mujeres, a los hombres con  experiencia.

Aquí hay años y años de experiencia política.

Aquí están las y los priistas que se han  formado en el Partido, que se han capacitado y que se han preparado.

Por ello, no es fácil encontrar un buen  político afuera. Aquí, en el Partido están, porque aquí nos hemos formado, porque aquí se preparan y se capacitan; porque luego, las improvisaciones y las ocurrencias dan malos resultados.

Por eso, las mujeres, los hombres y los jóvenes mejor preparados en la política de México, son los jóvenes, las mujeres y los hombres del Partido Revolucionario Institucional.

Este es el verdadero valor de un instituto político como el nuestro: generaciones de priistas, desde los más experimentados hasta los que recién se incorporan, que conviven e intercambian ideas y proyectos, que en esta nueva etapa del PRI es bienvenido el debate político, la diversidad de pensamiento, para que juntos construyamos el mejor partido de todos los tiempos.

Quiero pedirle a la Unidad Revolucionaria que se mantengan firmes y sólidos como la memoria histórica de nuestro Partido, que no nos dejen olvidar los valores y la vocación sobre la que se fundó nuestro Partido.


Ustedes son los herederos del ideario de la Revolución  Mexicana y nadie mejor que ustedes debe tener ese compromiso para honrarlo y para llevarlo a la práctica. Lo hemos dicho siempre: nosotros, de esa manera cercana y firme, vamos a respaldar y vamos a apoyar con todo a esta dirigencia.

Hoy, a mi amigo, el General Fausto Zamorano, le quiero reiterar todo el respaldo y todo el apoyo del Comité Ejecutivo Nacional, de sus sectores y de sus organizaciones hermanas, de todo el priismo, para que continúe usted con esta labor y sigamos fortaleciendo el trabajo al interior: Revolución  con cambio, cambio con  rumbo, para que el PRI siga siendo una alternativa para México.

Por ello, amigas y amigos, quiero aprovechar para decirles que éste no es un día más, hoy se encuentran con nosotros mujeres y hombres comprometidos con nuestro Partido, mujeres y hombres que trabajamos todos los días con principios y con valores, dejando siempre claro que la Revolución  en nuestro país fue para mejorar: Revolución es cambiar, pero cambiar con rumbo.

Hoy, los revolucionarios, los priistas revolucionarios como nosotros, tenemos que salir a decir, para que tengan claro todos los mexicanos, lo que construimos como Partido.

México es un gran país, es un país de instituciones democráticas, instituciones democráticas y sólidas, que el PRI construyó a lo largo de muchos años.

El PRI es el Partido que siempre convoca al diálogo, el Partido que convoca a la conciliación. Los priistas sabemos hacer política. Otros partidos tienen otra agenda política. Una oposición contestataria y recalcitrante. Ahí los dejamos a ellos. Pero en el PRI tenemos agenda política propia.

Nadie nos va a callar, seremos un Partido firme, crítico, combativo, pero siempre pensando en el beneficio de las familias mexicanas.

Los priistas tenemos que salir a decirle a la gente lo que hemos hecho a lo largo de muchas décadas.

Muchas veces se quiere culpar al PRI de todo. Y en algo tienen razón: el PRI es culpable, sí, pero es culpable de que las familias mexicanas y de que los hijos de millones de mexicanos tengan educación gratuita.

El PRI es culpable de haber construido el Instituto Mexicano del Seguro Social.

El PRI es el culpable de haber dotado de millones  de viviendas a trabajadores que antes no la tenían.

El PRI sí es el culpable de impulsar una reforma política a finales de los 70, para darle representación a todos los partidos que no la tenían.

El PRI construyó las instituciones.

Por eso, hay que de decirles que cuando lleguen a su casa y encienden la luz, o lleguen más rápido a su destino, le echen la culpa al PRI, porque el PRI construyó la Comisión Federal de Electricidad, el PRI construyó la red de carreteras más grande en América Latina.

Ese el PRI del cual todos lo que estamos aquí nos debemos de sentir orgullosos; pero los mejores promotores de esos resultados priistas somos nosotros, lo debemos de hacer todos los días.

Que no se equivoquen: el PRI no es un partido pequeño, ni chiquito.


El PRI es el Partido que más estados gobierna, 12; el PRI, es el que más municipios gobierna, 527; el PRI, con respecto a los estados que tenemos, gobernamos a más de 42 millones de mexicanos.

Ese  es el PRI, que no se equivoquen.

Los priistas estamos trabajando al interior de nuestro Partido, acercando y agrupando a compañeros y a compañeros del Partido. Tenemos programa, tenemos ruta y tenemos método. Nadie nos va a poner la agenda política a los priistas; los priistas tenemos nuestra agenda política.

Sabemos lo que tenemos qué hacer: la falta de resultados, que no haya seguridad, que no haya crecimiento económico, que no haya empleo, es responsabilidad del gobierno federal. Pero el PRI seguirá siendo el Partido que siempre convoque a la armonía y a la paz social en nuestro país.

Señalaremos, con firmeza y con claridad, los errores, pero presentaremos las propuestas claras, para tener un México mejor.

Con nuestras legisladoras y nuestros legisladores, en la Cámara de Diputados y en el Senado de la República; con nuestras diputadas y nuestros diputados locales, con nuestras presidentas y presidentes municipales, con nuestros regidores y síndicos, vamos a seguir dando la batalla en nuestro Partido.

Lo he dicho siempre: el PRI sabe ganar, el PRI sabe perder, pero lo que más sabe el PRI, es levantarse, ponerse de pie, y volver a ganar. Y nosotros, vamos a volver a ganar.

¡Qué viva el PRI!


¡Qué viva el PRI!

¡Qué vivan las Fuerzas Armadas!

¡Qué viva la Unidad Revolucionaria!

¡Y qué viva México!

visitas: 371


Links Externos