CONFERENCIA

Intervención de Claudia Ruiz Massieu en la conferencia de prensa conjunta con los dirigentes nacionales del PAN, PRD y MC en la Cámara de Diputados, previa al Foro de Parlamento Abierto para el Análisis y Discusión de la Reforma Electoral

Ciudad de México. Miércoles, 19 de junio de 2019




Seleciona un color
Seleciona un color

Intervención de la Dra. Claudia Ruiz Massieu, Presidenta del CEN del PRI, en la conferencia de prensa conjunta con los dirigentes nacionales del PAN, PRD y MC en la Cámara de Diputados, previa al Foro de Parlamento Abierto para el Análisis y Discusión de la Reforma Electoral, realizada el miércoles 19 de junio de 2019.


Muchas gracias, muy buenos días.

Para los partidos que estamos aquí representados, es claro que la esencia de cualquier sistema democrático es la búsqueda de consensos en un entorno de pluralidad.

En ese sentido, resulta importante para nosotros compartir con ustedes la coincidencia que cuatro partidos políticos en el espectro nacional tenemos respecto de dos temas fundamentales que hoy se están discutiendo, los temas de la agenda nacional que hoy están puestos sobre la mesa.

Por un lado, el tema de la reforma político-electoral. Y por otro lado, el tema de la revocación de mandato.

Para los partidos que nosotros representamos y encabezamos, es claro que todos debemos buscar siempre consensos para ampliar derechos, para empoderar a los ciudadanos, para consolidar los principios democráticos, para fortalecer el Federalismo y algo muy importante: fortalecer las instituciones democráticas que hemos creado, en conjunto como sociedad, desde hace varias décadas.

En ese sentido, respecto a la reforma político-electoral, no está de más recordar que desde 1977 todas las reformas políticas de gran calado -y son ocho- han surgido de amplios consensos entre la sociedad y entre la pluralidad política representada por los partidos políticos.

Esta reforma que hoy se plantea, carece de ese consenso y carece -si se me permite decirlo- de un objetivo que podamos compartir a rajatabla.

Si se trata de reducir el costo de nuestra democracia, abordemos el tema desde una perspectiva integral, estudiando cómo podemos hacer más eficientes los distintos órganos del sistema político-electoral mexicano.

Si se trata de fortalecer a las instituciones, entonces hablemos con seriedad de su función dentro del sistema. No podemos aceptar planteamientos a priori, que establezcan la reducción a rajatabla de recursos para los partidos políticos, sin hablar de cómo pueden utilizarse mejor los recursos que reciben los partidos, sin hablar de cómo se puede replantear la fórmula de asignación de recursos públicos, en relación a los recursos privados, porque no perdamos de vista que los partidos políticos representan la pluralidad y ese también es un valor democrático que el sistema político debe cuidar.

No podemos hablar de desaparecer los Oples, sin entender que eso sería centralizar una función que va en contrapropuesta al sistema federal. No podemos hablar nada más de reducir funciones o de eliminarlas.

Hay que abordarlo -por ello- desde un punto de vista integral, teniendo claridad  en los fines que perseguimos, buscando proteger y garantizar el pluralismo democrático, que es una piedra de toque angular de nuestro sistema político. Y hay que hacerlo, buscando construir el mayor, amplio, consenso posible.


Respecto a la revocación de mandato, decirlo con toda claridad: no apoyaremos una supuesta revocación de mandato que más parece una ratificación de mandato. La revocación de mandato es un instrumento ciudadano de control sobre los poderes ejecutivos o un instrumento de control democrático.

Sí apoyaríamos una revocación de mandato que garantice esa calidad; es decir, que sea un instrumento en manos de la ciudadanía y no del gobierno; que tenga umbrales claros tanto para poderlo pedir, como para poder generar vinculatoriedad.

Que se garantice su organización por una institución del Estado, como el Instituto Nacional Electoral y, desde luego, que se pueda plantear desde la ciudadanía a partir del tercer año de funciones de un Poder Ejecutivo; en el caso del Poder Ejecutivo Federal, a partir del 1 de diciembre de 2021.

Cualquier otro planteamiento, como el que está en la mesa hoy para discutirse en la Cámara de Senadores, no es una revocación de mandato, no es una herramienta de empoderamiento ciudadano y no contará con los votos del Partido Revolucionario Institucional.

visitas: 1043