BLOG

Los exitosos primeros 100 días de Morena

CEN DEL PRI Viernes, 15 de marzo de 2019



Seleciona un color
Seleciona un color

Llegamos a la fecha en la que se acostumbra hacer un primer corte de caja en todo nuevo gobierno que inicia. Si bien, cien días no son suficientes para pronosticar el desempeño de todo un sexenio, sí nos permiten hacer un análisis con argumentos de la nueva administración federal.


Han trascurrido cien días, en los que se nos ha hecho ver que, al parecer, existen dos realidades diametralmente opuestas. Dos versiones donde no existen puntos de coincidencia. Una visión simplista basada en distinguir entre el bien y el mal. En la Cuarta Transformación todo es blanco o negro, no hay cabida a matices de grises; la polarización y confrontación sistemática por encima de la unidad y la reconciliación.


Hablamos de 100 días que van oficialmente desde el 1 de diciembre pasado, pero en los hechos, tendríamos que analizar más de 200 días, porque como Presidente electo, López Obrador tomó decisiones importantes con consecuencias irreversibles como la cancelación del nuevo aeropuerto; y otras con consecuencias trágicas, que provocaron la pérdida de la vida de 135 personas producto del desabasto de combustible originado por la cancelación en la importación de gasolinas a finales del año pasado.


Sin importar el asunto a tratar, vemos una peligrosa animadversión a todo lo que huela a las administraciones pasadas, independientemente si esté bien hecho o no. Los argumentos poco importan, los datos oficiales menos, lo que verdaderamente importa es generar la percepción de que todo lo realizado por la “mafia en el poder” es malo, y, por lo tanto, debe ser cortado de tajo.


Objetivo alcanzado con éxito hasta el día de hoy. La sobreexposición mediática del Presidente le ha permitido hacer llegar eficazmente este mensaje a sus seguidores. Utilizando un lenguaje sencillo, cargado de expresiones coloquiales y frases jocosas, conecta en automático con su público. Todo cuestionamiento, por más argumentado que éste sea, se desmorona con un simple “me canso ganso” o empleando el adjetivo “fifí”. Y fin de la discusión.


López Obrador sigue en campaña, y por eso se arriesga todos los días a evidenciar su ignorancia en las conferencias mañaneras con tal de alcanzar su próxima meta. Hacer el ridículo es un precio muy barato que está dispuesto a pagar con tal de lograrlo. Sabe perfectamente que necesita asegurar la mayoría en la próxima Legislatura para continuar con su proyecto político, y para eso, está trabajando desde el primer día de su gobierno. La gobernanza del país va en función de un interés partidista, y no del interés nacional.


Por eso, está construyendo un padrón de 28 millones de beneficiarios de programas sociales. Estamos hablando de 28 millones de potenciales votantes para la próxima elección. Estas son las cifras que verdaderamente le importan. Las cifras de los homicidios, del desempleo y de la baja en el pronóstico del crecimiento económico pasan a segundo término, por el momento.


La lógica de este Gobierno es la lógica de Morena. No en vano, su presidenta nacional Yeidckol Polevnsky, con su tan característica falta de capacidad argumentativa que la distingue, le puso “1000 de calificación” a estos primeros 100 días del eterno candidato Andrés Manuel López Obrador.


@ErnestoCR_

visitas: 268