COMUNICADO

Mensaje de Claudia Ruiz Massieu en el Consejo Político de Sonora.

Hermosillo. Sábado, 12 de enero de 2019




Seleciona un color
Seleciona un color

Mensaje de la Mtra. Claudia Ruiz Massieu, Presidenta del CEN del PRI, en la Sesión del Consejo Político Estatal de este instituto político en Sonora, realizada en el auditorio del Comité Directivo Estatal sonorense, en Hermosillo, Son., el sábado 12 de enero de 2019.

 

Muy buenos días, queridas amigas y amigos priistas de Sonora.

Muchas gracias.

Me da muchísimo gusto estar hoy aquí, en este día tan importante, tan especial para todos los que militamos en este partido.

Quiero saludar, en primer lugar, a mi queridísima amiga y tocaya, a la primera priista del estado, a la Gobernadora Claudia Pavlovich.

Gracias Claudia, por recibirnos siempre con esta energía y este calor.

Saludar, por supuesto, a nuestra nueva dirigencia, a Ernesto, a Kity, y decirles que en el Comité Ejecutivo Nacional estamos muy entusiasmados de iniciar esta nueva etapa con ustedes.

Saludar a los señores ex gobernadores: al ex gobernador Samuel Ocaña y a Eduardo Bours Castelo.

Saludar, por supuesto, a nuestras presidentas y presidentes municipales, a nuestros diputados en el Congreso del estado, al Roger, mi amigo y nuestro coordinador, a nuestra diputada federal.

Saludar con cariño y con respeto a todos y cada una de ustedes, los priistas que representan al PRI de Sonora, los priistas que están listos para iniciar una nueva etapa de renovación y de fortalecimiento para nuestro partido.

Hace cuatro meses, cuando el Consejo Político Nacional me eligió para encabezar a nuestro partido en esta etapa tan difícil pero tan importante, la Gobernadora Pavlovich fue la primera priista, el primer priista de todo el país, que se levantó a hablar en apoyo a mi elección como dirigente.

Y la Gobernadora me dijo que me aseguraba que Sonora iba a ser uno de los estados que más iba a visitar. Y tenía razón: en cuatro meses, ésta es la tercera vez que esta dirigencia, que Arturo Zamora y yo, estamos por aquí, acompañándolos.

Y no podía ser de otra forma, no solamente porque aquí sea un estado hay un priismo donde les gusta que las mujeres manden -sí nos gusta mandar, pero no es por eso que venimos-, venimos porque aquí en Sonora, día con día, la militancia sonorense nos demuestra que ésta es una tierra de arraigo, de historia, de valores priistas.

Esta es la tierra -como ya decía El Pato- de Luis Donaldo Colosio, nuestro referente, nuestro ejemplo de convicción y de congruencia.

Es la tierra de Calles y de Obregón, pero también es la tierra de quien ejemplifica la manera moderna de gobernar, como Claudia Pavlovich, apegada a los principios de su partido, pero sobre todo apegada a una congruencia personal, de entrega, de honestidad, de eficacia, de transparencia, de sensibilidad.

Es la tierra de priistas como Manlio Fabio Beltrones, que siempre está al día, buscando cómo construir un mejor país.

Es la tierra de priistas como Ernesto Gándara, que con su voz y con su sensibilidad se asegura que la visión de Sonora esté presente en el Comité Ejecutivo Nacional.

Es la tierra de priistas como Sylvana Beltrones, mi compañera Senadora, que todos los días levanta la voz para hablar de quienes más lo necesitan, por asegurar que desde el Legislativo y desde el gobierno se atiendan las causas más sensibles de la gente, particularmente de las mujeres.

Es la tierra de priistas como El Pato y como Kity, que le entran a las dificultades porque saben que es cuando las cosas están difíciles, cuando más importa poner el talento, el trabajo y el compromiso.

Es la tierra de los priistas como todas y todos ustedes, que nos dan una lección todos los días, que no se arredran ante ninguna adversidad y que nos recuerdan que trabajando con mucho empeño y con mucha congruencia y con muchos principios, podemos salir mejores y salir más fuertes.

Por eso Sonora es un estado priista; lo sabe la gente, lo sabemos nosotros, también lo saben nuestros adversarios. Por eso tenemos toda nuestra confianza en las bases y en la militancia que representan ustedes en este Consejo Político.

Iniciamos el año con mucha alegría y listos para enfrentar los retos de los próximos meses; iniciamos el año con una visión clara de cuál es el camino que el partido tiene que recorrer.

Tenemos que concluir 2019 como un partido más fortalecido, que está construyendo su futuro; un partido que se renovará para adaptarse al nuevo contexto político, pero también para responder mejor a las necesidades y a las inquietudes de todos los mexicanos.

Hoy asumen la dirigencia dos militantes que entienden esto a la perfección, que le van a imprimir un nuevo sello al priismo de Sonora. El Pato, a quien conozco desde hace muchos años y que, como ustedes, sé de su capacidad de trabajo, de su creatividad para construir oportunidades, donde otros solamente ven carencias o insuficiencias.

De Kity, que todos ustedes conocen su energía, su entusiasmo, su congruencia y su sensibilidad.

Los felicito y les transmito que en el Comité Ejecutivo Nacional, Arturo Zamora, nuestro Secretario General, yo como Presidenta, pero todo el equipo que trabajamos todos los días con los priistas de todo el país, los vamos a respaldar y los vamos a acompañar en esta nueva encomienda.

Y quiero aprovechar este espacio para reconocer el trabajo de mi amigo Gilberto Gutiérrez y de Jorge Villaescusa, al frente del Comité Directivo Estatal.

Ustedes encabezaron este esfuerzo en momentos complejos y lo hicieron con una gran entrega y con una gran convicción de partido; gracias por  esa entrega y quiero decirles que sus compañeros de partido los valoramos y los reconocemos.

Me permito, en este momento, decirles que gracias a esa entrega y a esa lealtad, y a ese ese reconocimiento que tenemos hacia nuestro amigo Gilberto, lo hemos invitado a que se integre al Comité Ejecutivo Nacional para asegurar que la voz de Sonora siga sonando fuerte en el CEN de nuestro partido, y pueda seguir sirviendo al priismo de todo el país, con tu capacidad y tu talento.

Este es el año donde nuestro instituto político cumple 90 años de existencia, 90 años de servir a México, 90 años de transformarnos para responder a lo que los mexicanos necesitan. Esta es una oportunidad para voltear atrás, sí, y mirar y recordar todo lo que hemos hecho para construir el México moderno. Hemos sido los arquitectos de nuestro país, hay que recordarlo, hay que sentir orgullo y hay que reafirmar nuestra identidad a partir de ello.

Pero también es el año donde tenemos que voltear hacia el futuro, tenemos que mirar, no sólo hacia atrás, sino hacia adelante, y definir cuál es el partido que vamos a hacer para seguir representando la mejor alternativa y reconquistar la confianza de la gente.

En 2018 concluimos la etapa de reflexión y de diagnóstico y la conclusión fue clara y contundente. Para sufrir una derrota electoral de la magnitud de la que tuvimos, primero tuvimos que sufrir una derrota política.

No supimos defender, ni fortalecer a nuestro partido en su momento. Pero este año, tenemos la tarea y el firme propósito de instrumentar con éxito los cambios que necesita nuestro partido para solventar las deficiencias y las insuficiencias que ése diagnóstico nos arrojó.

El reto que tenemos enfrente es llevar a buen puerto nuestra reforma, nuestra renovación y salir de ese proceso como un partido a la altura, tanto de las demandas de los militantes, como de los ciudadanos del siglo XXI.

Para conformar ese partido, tenemos que consolidar tres principios de acción que son indispensables: el primero es que para que la reforma tenga éxito, la militancia debe estar al centro del partido, no en los márgenes; son las bases quienes deben mandatar cada cambio de organización, cada cambio estatutario o ideológico. Las dirigencias estamos para organizar, para conducir, pero la militancia tiene que decidir.

El partido que construyamos, a partir de este esfuerzo de renovación, será el que las y los priistas queramos darnos a nosotros mismos.

El segundo principio, es el de reformar al PRI de abajo hacia arriba. La militancia tiene que asumir la responsabilidad de asumir la responsabilidad de decidir, pero también la de proponer, discutir, debatir, alzar la voz cuando sea necesario.

No nos sirve una reforma pensada en las oficinas y en las dirigencias, aprobada por las bases. Al contrario, la reforma tiene que salir de las bases y se tiene que impulsar y llevar a buen puerto desde las oficinas y desde la dirigencia.

Volvamos a ser de los espacios del partido, de los Consejos Políticos Municipales, Estatales y del Consejo Político Nacional, espacios de debate para que podamos, entre todos, definir el rumbo que necesita nuestro partido.

El tercer principio, tiene que ver con que esta renovación se lleve, de la periferia, al centro. El priismo del siglo XXI no puede ser, de ninguna manera, la definición del priismo XXI, no puede ser un asunto del centro, ni un asunto del Comité Ejecutivo Nacional. Es un asunto de los priistas del todo el país, de los priistas que están en los estados, aquí, en Sonora, en los municipios.

La militancia de Sonora, como la militancia de todo el país, tiene una gran tarea por delante: impulsar la renovación del partido, desde sus principios, desde su forma de vivir el partido, la política y la vocación del servicio que nos caracteriza a los priistas, para hacer la realidad hacia el centro.

Y si cumplimos y respetamos estos principios, vamos a pasar de ser un partido corporativo, vertical, burocratizado y pesado, de masa, como lo fuimos en el siglo XX, a ser un partido democrático, ciudadano, ligero, cercano, de siglo XXI, que goce del orgullo pleno de sus miembros y de la confianza robusta de sus electores.

Lo primero que tenemos que lograr es que el PRI se consolide como un partido de reglas claras, que todos compartamos y que todos respetemos.

Por años permitimos que el pragmatismo estuviera por encima de la legalidad en el partido, pero hoy debemos hacer que la legalidad sea también el sustento de nuestra legitimidad. Un partido de reglas claras es un partido que puede abrirle las puertas a la democracia interna, nuestro segundo objetivo central.

El PRI del Siglo XXI tiene que ser un partido que es abierto, que es horizontal y que es incluyente, donde todos los militantes tengan suficientes espacios de participación y suficiente incidencia en la toma de decisiones, las dirigencias, las candidaturas, los programas, los documentos básicos, las alianzas y coaliciones.

Con eso en mente, hemos iniciado en diciembre, y le vamos a imprimir mucho vigor, vamos a estar trabajando muy de cerca con ustedes, el Programa Nacional de Credencialización, Afiliación y Refrendo de la Militancia.

Queremos saber quiénes somos, dónde estamos y que todos estamos comprometidos con el partido. Vamos a instalar en los Comités Seccionales 64 mil casas de afiliación, para que la militancia pueda reafirmar su compromiso con el partido o iniciar su pertenencia.

Y vamos a resolver uno de nuestros principales problemas históricos, la falta de información. Hay que saber y validar el padrón de militantes, para poder hacer un trabajo político de inclusión, de convicción y también de persuasión hacia la ciudadanía.

Y ello nos va a permitir que los procesos democráticos de definición de candidaturas, de dirigencias, de métodos, de documentos y de programas, tengan una enorme legitimidad.

En tercer lugar, vamos a hacer del PRI un partido que se caracterice por retomar su vocación de gestor social. Necesitamos reivindicar la gestión social frente, particularmente en este momento, a una visión clientelista que tiene el oficialismo de Morena.

Vamos a lanzar en las próximas semanas el Programa Nacional de Gestión Social, para coordinar mejor institucionalizar lo que ustedes ya hacen todos los Comité Directivos Estatales, pero darles un sentido, una identidad y eficientar los recursos que tenemos para darle respuesta a las demandas de la gente.

Entonces, en 2019 cumplimos 90 años de historia, pero concretar la renovación más importante de nuestro partido será la mejor manera de honrar los principios, la identidad y a los próceres de nuestro partido.

Vamos a celebrar nuestra historia haciendo historia, haciendo que 2019 sea el año de nuestra gran renovación, de nuestra recuperación frente a la ciudadanía, y también frente a nosotros mismos.

Recuperar la confianza de la gente no es fácil, pero se puede lograr con trabajo, con congruencia, con compromiso, y el priismo de Sonora lo sabe mejor que nadie.

En 2015 recuperaron la confianza de la gente con un trabajo cercano con un trabajo congruente, con una identidad, con principios, recuperando nuestro orgullo y sentido de pertenencia histórica y acercándose a las necesidades de los sonorenses de ese momento.

Ustedes ya lo han hecho, lo vamos a hacer juntos, vamos a iniciar ahora la recuperación hacia el 2021.

Queridas compañeras y compañeros.

Es común que cuando inicia una administración, a los 100 días se haga un alto en el camino y se haga un balance de las cosas.

La administración federal no necesitó 100 días, nos dio 40 para demostrarnos que no tiene un proyecto claro, constitucional, democrático ni legal.

Abundan las ocurrencias, las equivocaciones, la inexperiencia, el talante autoritario es claro, el talante sectario, todos los días nos lo demuestran, tenemos que poner un alto.

Exigimos al gobierno de la República y al gobierno de Morena que deje de dividir a la sociedad mexicana, que deje de buscar el enfrentamiento con los gobiernos estatales, de aquí le decimos al gobierno y a su partido: en el PRI no lo vamos a permitir.

Vamos a defender a nuestros gobernadores, vamos a acompañar a la gobernadora Pavlovich en la defensa que hace de la soberanía de Sonora, en la defensa que hace de los sonorenses, no queremos un gobierno que enfrente a los estados, que vulnere su soberanía, vamos a acompañar a nuestros gobernadores cuando exigen los recursos que merecen los estados, cuando exigen el respeto a sus atribuciones y competencias.

Vamos a exigirle al gobierno de la República y a su partido respeto a la investidura de los gobernadores, respeto a las facultades y la soberanía de los estados, respeto a las opiniones de quienes pensamos diferente.

Vamos a exigirles respeto y reciprocidad, que no dividan a los mexicanos y que se apeguen a lo que dice la Constitución.

Para el oficialismo actual, el ejercicio de gobierno es una extensión del periodo de campaña, disfrazan sus caprichos personales de políticas públicas sin sentido ni razón, quieren centralizar el poder, quieren instaurar un régimen autoritario.

A esta administración no le gustan ni los planes ni las estrategias, les gusta el voluntarismo, el centralismo como la única herramienta para resolver los problemas.

No les gustan los estados libres y soberanos como Sonora, por eso les imponen “súper delegados” y les recortan los fondos con los que debería de contar este estado, porque aquí se generan esos recursos y porque son recursos que le corresponden a los sonorenses.

Si así sigue el oficialismo como va, dividiéndonos, cancelando el futuro y el bienestar de los jóvenes, con ocurrencias y políticas sobre las rodillas, 2019 no va a ser sencillo ni para la gente de Hermosillo, ni la de Sonora ni la de México.

Pero tampoco lo va a ser para el proyecto oficialista, los errores se van a ir acumulando, el desgaste de la gente va a ir también acumulándose; va a haber muchas personas que van a requerir de una representación que levante la voz, que van a requerir de una alternativa de gobierno, de una visión de futuro, diferente.

En el PRI tenemos la responsabilidad de construir y consolidar a nuestro partido como un partido renovado, del siglo XXI, el partido que México necesita y que va a necesitar.

En el PRI tenemos la responsabilidad de acelerar la renovación interna para constituirnos como esa oposición y como esa alternativa, tenemos que salir al encuentro de la gente, tenemos que expresarnos, tenemos que levantar la voz en todos los espacios donde tengamos representación.

Tenemos mucho trabajo por delante, pero también tenemos mucha voluntad, hay lecciones que nos hacen más fuertes; nunca somos más fuertes que cuando estamos unidos, como es el priismo de Sonora, como es el priismo de todo México, es un priismo de corazón, de garra, de congruencia, de espíritu de lucha y de compromiso.

Por eso, no tengo ninguna duda de que juntos lo vamos a lograr.

¡Que viva Sonora y que viva el PRI!

visitas: 62