DISCURSO

Mensaje de Arturo Zamora Jiménez, al rendir protesta como Secretario General del Comité Ejecutivo Nacional del PRI

Ciudad de México. Viernes, 19 de octubre de 2018




Seleciona un color
Seleciona un color
  • Saludo a la dirigencia nacional de mi partido-
  • A los Gobernadores
  • A los ex Gobernadores
  • A las y los ex Presidentes de nuestro instituto político
  • Y a las y los legisladores que nos acompañan

Permítanme saludar con gran afecto, respeto y gratitud a todas mis compañeras y compañeros cenopistas, cuya energía, entusiasmo y esfuerzo, estoy seguro, me acompañaran también en esta nueva etapa.

Consejeras y consejeros políticos nacionales

Amigas y amigos, estimadas y amigos:

Dos palabras definen lo que siento esta tarde: emoción y compromiso.

Estoy emocionado de estar aquí con todos ustedes, con la militancia, que son la razón de ser, la fortaleza y causa más importante de esta dirigencia.

Agradezco profundamente, el apoyo que me han brindado cada una y cada uno de ustedes.

Reconozco y valoro la representatividad de este órgano colegiado.

Siento un gran compromiso con mi partido, con sus militantes, simpatizantes y una seria responsabilidad ante los retos que tenemos por delante.

Me siento honrado de compartir con ustedes la motivación y alegría de asumir esta gran responsabilidad, al lado de una compañera y amiga, política talentosa y sensible, nuestra presidenta, Claudia Ruiz Massieu.

Querida Claudia: será un honor acompañarte en la dirigencia nacional de nuestro partido.

Saludo y agradezco a todas y todos los Consejeros Políticos Nacionales, a los sectores y organismos, a las dirigencias de los Comités Directivos Estatales, a las organizaciones adherentes y a toda la militancia aquí representada.

Estoy consciente de que llego a la Secretaría General en momentos difíciles para el priismo.

Las circunstancias que vivimos hoy, exigen lo mejor de nosotros.

Si queremos renovar al PRI, debemos hacer cambios de fondo.

El desafío más grande, es recuperar la confianza de la gente.

Para lograrlo, solo tenemos un camino, mantener la unidad.

La unidad de coincidir en nuestras causas, gracias a nuestra capacidad de tolerancia, que debe estar por encima de nuestras diferencias.

La unidad en torno a nuestra motivación fundamental: que es la grandeza y bienestar de México.

Unidad para cambiar y cambiar para servir, para representar, para construir, para preservar, para incluir, y sobre todo para proteger a México.

Todos coincidimos en que, además de la unidad, una piedra angular de la reconstrucción de nuestro partido, es la democracia interna.

Hagamos realidad lo que queremos los priistas: no renunciar a nuestra identidad.

No ceder ante los embates de un movimiento amorfo que quisiera borrarnos de la historia.

No negar y no renegar de un pasado lleno de logros y poblado de mujeres y hombres que han sido brillantes, honestos y promotores de grandes instituciones. 

Democraticemos las decisiones del partido en la selección de candidatos.

Escuchemos a la militancia para construir nuestras soluciones.

Tenemos que entender las aspiraciones y sueños de más de 30 millones de jóvenes y trabajar para que tengan una vida plena y con oportunidades.

Luchemos por las causas de las mujeres, que son la estabilidad de nuestras familias, para que tengan posibilidades de desarrollo y seguridad en su vida cotidiana.

Atendamos a nuestros adultos mayores, reconociendo el valor de su experiencia, y el gran significado de sus vidas.

Recuperemos el principio de justicia social que forma parte de nuestra identidad como partido y hagamos nuestro el compromiso de rehacer todo lo que pueda hacer para nuestro partido lo mejor pero, sobre todo, de rechazar todo lo que pueda hacer daño a México.

Dejemos claro para los de afuera, que desde el partido vamos a defender a los mexicanos.

Seamos vigilantes de que se cumplan las promesas que beneficien a la gente.

¡No permitamos que se vulneren los derechos de las y los mexicanos, ni que se engañe a la ciudadanía!

Esta es nuestra oportunidad de consolidar nuestros principios y valores.

Dejemos a un lado la soberbia, hagamos el propósito de mirar a la gente a la cara, para comprender su sentir y hacer de sus causas nuestras causas.

Necesitamos de todos y como me lo dijo un gran amigo al que apreciamos y respetamos al PRI: “este partido necesita de nuestra lealtad y trabajo”; me refiero a nuestro gran amigo Don Carlos Aceves del Olmo, a quien le enviamos un afectuoso saludo.

Amigas y amigos, sin duda, en esta coyuntura hoy necesitamos de todos y todos nos necesitamos.

Estos dos principios, trabajo y lealtad, han marcado mi vida. Por eso, asumo hoy esta responsabilidad y este compromiso.

Mi único interés es el de trabajar con lealtad, para el PRI y para que el PRI vuelva a ser la voz más representativa de la mayoría de los mexicanos.

Estoy orgulloso de nuestros principios, del trabajo de nuestra militancia, del amor que sentimos por México.

Algunos nos traicionaron, otros abandonaron el barco. Pero aquí estamos los que nos sentimos sumamente orgullosos de ser priistas.

¡Los que llevamos al partido aquí, en el corazón!

Estimadas y estimados consejeros, amigas y amigos ahí está el orgullo del PRI

Hay algo sumamente importante que nos debe preocupar a todos; aquí están liderazgos nacionales y regionales sumamente importantes y representativos. Y eso es es algo que preocupa también a la sociedad entera, debido a las contradicciones del nuevo Gobierno, crece la incertidumbre, la confrontación y el temor por lo que pueda venir.

El catálogo de ocurrencias, improvisaciones, tumbos y aberraciones es claramente preocupante.

En esta nueva etapa, debemos proponernos defender las reformas que están cambiando la vida de la gente.

No permitamos que conculquen el futuro de las próximas generaciones por intereses de grupos, vamos a defender el derecho de las niñas y los niños y jóvenes mexicanos a una educación de calidad.

Lucharemos para que se respeten los derechos de los servidores púbicos y sus familias.

Con los liderazgos del sector campesino y obrero, defenderemos los derechos de los trabajadores del campo y también de la ciudad.

Impulsaremos el derecho de los mexicanos al uso de energías limpias, de menor costo y mejor calidad.

Defendamos una y otra vez, de manera incansable,  a las Fuerzas Armadas de México, que son ejemplo y baluarte de nuestra nación.

¡Jamás pero jamás nos rendiremos cuando esté en riesgo el interés general y el bienestar de los mexicanos!

Compañera Presidenta:

Ten la certeza de que continuaremos haciendo equipo para sacar adelante este gran reto que superaremos juntos los priistas.

Compañeras y compañeros:

¡Somos un partido con historia, con principios, con talentos, con valores, pero sobre todo con amor por México!

¡Aprovechemos esta coyuntura, para construir el proyecto que nos permita defender las causas de nuestro partido, de su militancia y de los mexicanos!

¡Qué viva el PRI!

¡Qué vivan los priistas!

visitas: 629


XLIV Sesión Extraordinaria del Consejo Político Nacional del PRI


Links Externos