BLOG

Innovación inteligente y el desarrollo digital sostenible en la era del COVID-19

CEN DEL PRI Viernes, 29 de mayo de 2020



Seleciona un color
Seleciona un color

Jorge Aristóteles Sandoval Díaz

El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha puesto ya un nombre al gran problema económico que atraviesa el mundo: “El Gran Confinamiento”. Ahora se vislumbra el escenario más complicado desde la Gran Depresión de 1929.

Este momento nos invita irremediablemente, a replantear los objetivos sobre innovaciones y emprendimientos, de la mano de ecosistemas digitales que propongan soluciones a los retos mundiales en torno a la innovación social global con la ayuda de la Inteligencia Artificial, la Big Data y otras tecnologías como el Internet de las Cosas o Blockchain.

Si bien, la tecnología puede ser y ha sido una herramienta para hacer frente a los problemas sociales, económicos y ambientales; un desarrollo digital sostenible se trata de una agenda colaborativa que debe perseguir un fin ético y con el que podamos analizar el impacto de las empresas en tales rubros.

La Agenda para el Desarrollo Sostenible, firmada en 2015 por los 193 Estados Miembros de las Naciones Unidas, detalla los 17 Objetivos del Desarrollo Sostenible (ODS), cuya finalidad es poner fin a la pobreza con la lucha en contra de la desigualdad y la injusticia, y haciendo frente al cambio climático sin que nadie quede atrás para el 2030.

En ese sentido, la tecnología juega un papel fundamental. Por ello las iniciativas de Tech for Good (tecnología para el bien), están siendo implementadas por organizaciones civiles, ONG’s e iniciativa privada, en un esfuerzo conjunto por cumplir con los ODS y fomentar el progreso, resolviendo problemas sociales por medio de la tecnología e implementando soluciones que perduren en el tiempo.

En el contexto actual, gobiernos de todo el mundo han establecido medidas que buscan mitigar la ola del desempleo y el cierre de empresas locales, pero se han registrado esfuerzos privados loables que permitirán tener un comienzo desde otra óptica.

Existen algunos ejemplos destacados, como los “Hackatones” multidisciplinarios de la comunidad de Madrid, el virtual #VenceAlVirus,   que busca soluciones tecnológicas para la salud, la comunidad, el empleo y la empresa durante ésta crisis en cuestión de días.

Otro esfuerzo es el HackCorona, que representa el trabajo de 300 personas que buscan instaurar una moneda digital comunitaria como recompensa para los voluntarios que ayuden a los adultos mayores ó incluso, el uso de la Inteligencia Artificial (IA) que permita escalar la producción de vacunas de manera acelerada. Ideas que gracias a la tecnología, se lograron en 48 horas de trabajo.

En México, el sector privado se ha dado a la tarea de realizar esfuerzos que deriven en apoyos a MiPyMes mediante mecanismos electrónicos y remotos. La digitalización de las pequeñas empresas facilita su funcionamiento y ayuda a emprendedores y personas que trabajan por su cuenta para seguir activos en el mercado.

Un caso de éxito es el Roomie Bot de Roomie, una firma de ingenieros mexicanos que colaboraron con Intel y Amazon para la lograr crear un robot que apoye en los diagnósticos del coronavirus en las siguientes semanas. De este modo, el MIT reconoció a la empresa como una de las más innovadoras en Latinoamérica al implementar servicios con soluciones robóticas.

Es momento también de financiar startups que busquen soluciones o aceleradoras que fomenten la colaboración con la comunidad científica, para que, con un fin común, los esfuerzos puedan llevar a la solución de los retos actuales que la pandemia ha traído consigo.

Twitter: @AristotelesSD
Facebook: @jaristoteles.sandoval
Instagram: aristoteles_sandoval

visitas: 842