BLOG

Bienestar para todos y no para unos cuántos

CEN DEL PRI Jueves, 27 de febrero de 2020



Seleciona un color
Seleciona un color

Jorge Aristóteles Sandoval Díaz

La relación gobierno-ciudadanos ha evolucionado con el tiempo.
La figura paternalista del gobernante ha perdido su eficacia, debido a que, generalmente, las iniciativas, programas sociales y demás, no contemplan las recomendaciones de terceros fuera del mismo círculo; para una democracia efectiva, la participación ciudadana es vital.  

A principios de febrero, el Presidente López Obrador manifestó su interés de elevar a nivel constitucional tres programas sociales que ejecuta su administración, cuyo objetivo es implementar un “Estado de Bienestar”.

Si bien es una iniciativa que suena alentadora, la realidad presenta deficiencias en su panorama: poca recaudación fiscal, la informalidad laboral, la inseguridad, y por supuesto, el nulo crecimiento económico, hacen difícil costear algo que parece más bien una ocurrencia.

Desafortunadamente, la situación actual del país parece ajena a oídos del Gobierno Federal que, en vez de conciliar, divide el humor social con falta de empatía hacia los grupos vulnerables del país.

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) define que los grupos vulnerables son aquellos que por sus condiciones sociales, económicas, culturales o psicológicas pueden sufrir maltrato contra sus derechos humanos.

Dentro de este grupo se encuentran las personas de la tercera edad, personas con discapacidades, mujeres, niños, pueblos indígenas, personas con enfermedades mentales, migrantes, minorías sexuales y personas detenidas.

En este sentido, el presupuesto federal destinado a la atención de los derechos humanos sufrió un recorte de 56.44%, además de un recorte del 5.8% en la prevención de la discriminación.

Y en temas de violencia contra las mujeres, durante 2019, 1,006 mujeres fueron víctimas de feminicidio durante 2019, 100 casos más que en 2018.

Las cifras no auguran un “Estado de Bienestar”, cuando en vez de atender las demandas de los mexicanos, nos venden boletos para la “rifa” de un avión, ignorando o minimizando temas fundamentales.

Para un ejercicio democrático eficiente, es necesario que la comunicación entre gobierno y gobernados sea horizontal, donde sustente sus acciones tomando en cuenta a organismos internacionales, a la opinión pública e incluso, a opositores, de tal manera que las decisiones tomadas por la autoridad tengan fundamento.
Sólo hasta entonces estaremos cerca de un verdadero Estado de Bienestar.

 

 

Twitter: @AristotelesSD
Facebook: @jaristoteles.sandoval
Instagram: aristoteles_sandoval

visitas: 830