BLOG

Falta Inteligencia

CEN DEL PRI Miércoles, 30 de octubre de 2019



Seleciona un color
Seleciona un color

“El camino al infierno está empedrado de buenas intenciones”

Los hechos ocurridos hace unas semanas en Culiacán, Sinaloa, dejan una lección muy clara para el gobierno de la República: el costo de la ineptitud puede ser la vida de la gente. Más allá del discurso sobre una supuesta estrategia de pacificación del país que no sea la guerra o el ejercicio de la violencia, el resultado de los acontecimientos revela una clara falta de inteligencia.

No solo de inteligencia respecto de la planeación y la ejecución del operativo, sino de considerar que precisamente el concepto de estrategia, supone una visión integral para la solución de problemas o bien para la consecución de objetivos generales y específicos, es decir, del uso de la razón y de la inteligencia humana. Quizá, la evidencia contundente de la falta de racionalidad es negarse a corregir el rumbo y reconocer el error, pues como versa lo frase confuciana “cometer un error y no corregirlo, es otro error”.

El origen de la palabra estrategia es justamente del argot de la guerra, la Real Academia de la Lengua la define como el arte de dirigir operaciones militares, dicho término exportado a otros ámbitos, es el conjunto de tácticas que se despliegan para la consecución de un objetivo.

El éxito de una estrategia está estrechamente ligado a la consecución del objetivo para el cual se instrumenta, y con la influencia de la teoría de juegos, de la maximización de los beneficios y la reducción de los costos, por lo que todo ello requiere necesariamente de la racionalidad y la inteligencia.

Los hechos de Sinaloa y la evidencia de los malos resultados de la “estrategia” de seguridad dejan claro que el gran ausente es la inteligencia, la cual ha sido sustituida por un amplio cúmulo de buenas intenciones, acciones aisladas y carencia de capacidad, se trata, como lo dije en otro texto, de las obras del gobierno de la ineptitud, lo cual resulta altamente preocupante pues se trata de uno de los problemas más graves que vive nuestra sociedad y el costo por fallar en esta tarea es la vida y la seguridad de las personas.

Desde el gobierno se asegura que la estrategia es de paz y que no se recurrirá a la guerra, que se irá a las causas de la violencia para acabar de fondo con el problema, esa narrativa ignora que se trata de una problemática compleja, que no tiene solo una causa, sino varias, diversas e interrelacionadas, lo cual requiere de respuestas igualmente complejas e integrales.

El impulso de una campaña para prevenir el consumo de drogas entre los jóvenes y adolescentes, es una táctica de prevención que rendirá resultados en el mediano y largo plazo. El combate a la pobreza también constituye una medida que de lograrse tendrá un impacto en la incidencia de la violencia. De igual forma evaluar la pertinencia de la legalización de la mariguana y otras sustancias podría tener resultados significativos en la solución de los problemas; sin embargo, no deben dejarse del lado la atención inmediata de la violencia a la que de forma cotidiana están expuestos los mexicanos.

Nadie en su sano juicio desea una guerra, pero tampoco nadie que tenga la inteligencia para discernir sobre la violenta realidad en la que está sumergido nuestro país, quiere que los delincuentes operen a sus anchas sin que nadie (el Estado) los moleste o se los impida y acrecienten las cifras de impunidad y evasión de la justicia.

No bastan las buenas intenciones, se requieren buenos resultados y estos solo se conseguirán si se reconocen los errores y se pone en práctica la inteligencia en una verdadera estrategia integral para resolver el problema de inseguridad. Faltan acciones para el plano inmediato, atención del problema en el aquí y ahora, no solo deseos que podrían ser realidad en un futuro lejano. De no hacerlo, lamentablemente, seguiremos siendo testigos de las dolorosas consecuencias de la ineptitud en el gobierno, lo cual nos puede conducir a un verdadero infierno.

#CuidadoAhí

visitas: 493