BLOG

El gobierno de la mentira

CEN DEL PRI Domingo, 05 de mayo de 2019



Seleciona un color
Seleciona un color

Viviana Mondragón Lazo

“Miénteme como siempre, por favor miénteme”
Juan Carlos Calderón

Los mexicanos no soportan la verdad, por eso prefieren una mentira que les haga sentir bien, aunque sea de forma momentánea, en lugar de una verdad que los enfrente a la cruda realidad tal cual es.

Por ello, no es sorpresa que millones de mexicanos seamos testigos del circo de las mentiras que cada mañana nos propina el presidente de la República. Para algunos resulta inverosímil la facilidad y el cinismo con que dice “yo tengo otros datos”, sin embargo, otra buena parte de los mexicanos no solo están dispuestos a creerle, sino que pareciera, necesitan se les siga mintiendo.

Es grave que la promesa más cara que hizo el presidente en campaña fuera “no mentir” y hoy lo veamos cada mañana mintiendo sin ningún tipo de pudor, lo cual termina siendo una clara traición. Tenemos un gobernante que hoy más que nunca muestra el mitómano que siempre ha traído dentro.

Unas semanas atrás releía un artículo que Octavio Paz escribió hace más de 70 años y que publicó en el diario Novedades en 1943, el cual lleva por título “La mentira de México”, en dicho texto el premio Nobel mexicano hacía un comparativo de la cultura inglesa y su obsesión por la verdad, versus la cultura mexicana que si algo la caracteriza, es la propensión, casi pasión por la mentira.

El literato mexicano es severo cuando sostiene que la mentira tiene su origen en pobreza física y espiritual, que de ahí surgen un sinnúmero de fantasías, toda vez que la realidad no tiene nada para nosotros, pero lapidario cuando asegura que “Este engaño acabará con nosotros, porque un pueblo no puede vivir de viento y mentira”.

Ese diagnóstico y prospectiva son hoy tan vigentes y tan importantes que de dejarlos a un lado corremos el riesgo de no existir, pues como él mismo lo dijo, “decir la verdad es empezar a existir verdaderamente”.

Los mexicanos tenemos la posibilidad de reconocer con toda su magnitud que la mentira sólo nos hará daño como nación, que aunque una gran mayoría se haya permitido creer en las promesas falsas de campaña, eso no obliga a seguir creyendo mentiras y medias verdades, pues la seguridad de este país y el crecimiento económico, que es la aspiración de todos, y definitivamente no ocurrirá a partir de negar la realidad.

Por ello, es muy importante ser críticos, de todo, no solo del pasado, sino del presente que amenaza con avasallarnos. El primer paso, sin duda, es reconocer los datos, las opiniones de los especialistas, las advertencias de los que tienen experiencia y sobre todo no manipular la opinión del pueblo a través de consultas ilegales e ilegitimas.

La economía no va bien, en eso coinciden tanto las cifras oficiales nacionales como las del INEGI o el Banco de México que redujeron sus expectativas de crecimiento y reportan la mayor tasa de desempleo de los últimos diez años, o bien presentan datos de que el primer trimestre de 2019 es el peor de un arranque de sexenio desde la administración de Zedillo. Asimismo, la información proporcionada por organismos internacionales como la OCDE, el Fondo Monetario Internacional, o bien las determinaciones de las calificadoras en relación a la capacidad crediticia de PEMEX.

La violencia está peor que nunca, los propios datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de  Seguridad Pública sobre los homicidios dolosos, desconocidos por el presidente, las encuestas de percepción de inseguridad de los mexicanos y las lamentables noticias de masacres en diversos estados de país como Veracruz o Guanajuato, en días recientes, por ejemplo, fallecieron los dos primeros integrantes de la recién estrenada Guardia Nacional.

Por su parte, la corrupción sólo ha cambiado de autores, vemos como esta administración da y quita, sin procesos de licitación, los proyectos estratégicos que ha propuesto. El último escándalo es la adjudicación a su compadre de la producción de libros de texto, que si bien fue una decisión que echo para atrás, es claro que prevalece el mismo proceder en un sinnúmero de actividades del gobierno. Además de que hasta ahora no hay algún responsable de actos de corrupción que esté enfrentando a la justicia.

La esperanza de que un solo hombre es quien resolverá todos esos problemas, es una de esas fantasías que sirven para evadir la verdad. Comencemos a preferir la verdad, por amar la verdad como decía Paz que lo hacen los ingleses; rechacemos la mentira, para verdaderamente existir y cambiar nuestra realidad. Muchos mexicanos no lo harán, le seguirán creyendo pues votaron por él, lamentablemente eso los mantendrá en un remolino de mentiras.

#CuidadoAhí

visitas: 1816